1/6/16

Títulos

Hay que empezar a poner títulos, esto no puede ser. De ahí surgen todos tus males, de la falta de títulos, o tú qué te crees, ¿que la vida es así, un día tras otro sin empaquetar ni nada, todo a la buena de Dios, manga por hombro? Al aire la lleva, ¿eh? Con razón. Desde mañana mismo quiero título en todo: en los días, en los paseos, en los riachuelos que atravieses, en las parejitas bobas con que te cruces, en los amamantadores de perros que salgan al paso, quiero un título en las nubes y en las horas o dos horas o tres, si es el caso y el título las unifica, quiero título en las semanas y los meses. Ya sabes. Y con garbo. Maldito amorfo.

7 comentarios:

  1. Hola Estefanía, me encanta tu 'hilo de sombra' y otros, a los que he llegado por mi querido Javier Aguado Rebollo. Soy un poco jaimito. Inevitable, supongo, después de casi 40 años con la tiza, con niños y adolescentes. Es por ello que ahora me sale y me atrevo a mandarte un irrefrenable y cariñoso¡MALAS!, (de los que yo adoraba escuchar en los recreos), ante ese 'manga con hombro?' que leo en el 2º renglón, porque lo suyo es 'manga por hombro'. Por lo demás, me conforta y me agrada mucho leerte, y envidio tu -para mí- honda vena poética y literaria.
    Cordial saludo desde Guadalajara.

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué ilusión, un comentario!
    Jaja. Sí, yo misma lo vi y noté hace días y me dije que tenía que corregirlo, pero así de desastre soy.
    Lo arreglaré.
    Muchas gracias por leer. Y gracias al apreciado Javier Aguado, claro.

    ResponderEliminar
  3. ¡Qué ilusión, un comentario!
    Jaja. Sí, yo misma lo vi y noté hace días y me dije que tenía que corregirlo, pero así de desastre soy.
    Lo arreglaré.
    Muchas gracias por leer. Y gracias al apreciado Javier Aguado, claro.

    ResponderEliminar
  4. No sé bien qué he hecho. Te decía: Hola Estefanía, creí que había importunado al ver tu ‘Títulos’ desaparecido, algunas horas al menos. Se te lee con arrobo. Ese embridar tan bien las ideas o los sentimientos, como tú lo haces y nombrar las cosas con justeza. O ese estrujarse el corazón, para que en algún otro resuene siquiera un leve aldabonazo. Gracias por estar ahí.

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  6. Tampoco yo lo sé, José Ramón. Aparecen los comentarios duplicados. Y te había respondido y ahora ha desaparecido la respuesta.
    Hagamos algo: tomémoslo con humor.
    Gracias por tus palabras. Por completar el ciclo. Me encantará seguir aquí y que leas.

    ResponderEliminar

Habla, di

¡Recomienda este blog!